La respuesta que recibimos de los amigos que siguen el podcast de PodRunners fue simplemente fabulosa. Aún cuando el desenlace no fue el esperado, saber que hay escuchas que nos apoyan y que respondieron al llamado, fue muy gratificante. Edgar y yo no podemos más que estar muy agradecidos por el apoyo mostrado y estamos más que motivados a seguir, aunque sea con un nuevo rostro.

El desenlace lo resumo así:

El viernes pasado tuve una llamada con Tonia Maffeo de Spreaker. Súper amable, ella no pudo más que estar de acuerdo conmigo cuando le expuse el caso de PodRunners y dijo que se mantendrían al margen, que ellos no harían nada por remover el podcast. Me entusiasmó su respuesta pues creí que la razón se impondría. Sin embargo no fue así.

Ayer, en una reunión, alguien que escucha PodRunners, me dijo que no encontraba el podcast porque se lo quería poner a su mamá… presentí algo y lo confirmé hoy que por fin tuve oportunidad de revisarlo: sin decir agua va, iTunes retiró a quemarropa el podcast, así que de buenas a primeras, nuestra ventana principal de difusión del proyecto se fue. Estoy muy molesto por la forma en que Apple manejó la situación, pues ellos no tuvieron siquiera el tacto de avisar con anticipación, simplemente decidieron dar de baja y evitarse problemas.

Hoy recibí mensaje de Tumblr de que cedían el derecho de podrunners.tumblr.com al dueño del nombre de Podrunner. Lo que me molestó es que en este caso también decidieron cortar por lo sano, sin hacer una verdadera investigación, pues precisamente mi amiga abogada hoy me respondía diciendo que la razón me respaldaba legalmente, que si quería podía pelearlo, aunque antes tendría que hacer una serie de tramites en México, evidentemente esto significaría gastos. Cuando le dije a Tumblr que no había leído la documentación que mandé, me dijeron que sí, pero que su decisión había sido tomada. En pocas palabras, como diríamos en México, me pintaron cremas bien y bonito.

La verdad es que, como dije antes, PodRunners lo hacemos Edgar y yo con el corazón y con el simple fin de pasar un buen rato platicando de lo que nos gusta, no ganamos un peso por ello y aunque nos duele, no podemos meternos en un pleito legal por esto. Ilusamente pensé que cabría un poco más de apertura de mente por parte de Tumblr y ni que decir de Apple que se me hace aberrante su atención al cliente en este caso particular.

Estoy trabajando en levantar el sitio en una plataforma particular que deje de depender de Tumblr (¿para qué seguir con una empresa que contesta de esa manera a sus clientes?) y en migrar los contenidos.

Edgar y yo pensaremos bien el siguiente paso y el posible nuevo nombre, para renacer como Ave Fénix. PodRunners no muere, el proyecto continúa, sólo se transformará para dar paso a un mejor momento, de eso estamos seguros.

Una vez más, gracias a todos los amigos que nos apoyaron. Eso, más que otra cosa nos anima a continuar.