En el lecho de muerte podemos ya escuchar los estertores de Google Reader y, como democráticos ciudadanos de la red, nos disponemos a darle el último adiós, mientras contemplamos con agrado a los nuevos jugadores luchar por la corona… quizá esta vez no haya un rey, sino muchos príncipes… el tiempo lo dirá. Espero sus comentarios.