Antecedentes breves: el día de hoy, por ahí del medio día, la Ciudad de México y varios estados del país fueron sacudidos por un fuerte sismo de 7.8 grados Richter.  Afortunádamente, hasta ahora, no hay sucesos terribles que lamentar. A los pocos minutos de que pasara el temblor, la cuenta de Walmart en México (@WalmartComMx) publicó un mensaje que aprovechaba la ocasión:

Tweet de WalMart

Ríos de tinta electrónica, montones de mensajes de 140 caracteres y Trending Topic efímero fue lo que logró el día de hoy el Community Manager de la cuenta de WalMart en México (ah, y tal vez perder su chamba). Pero en honor a la verdad quisiera que, lejos de rasgarnos las vestiduras señalando al individuo (y la marca) nos detuviéramos a pensar un poco al respecto:

Aprovechar la oportunidad (oportunismo, dirían otros) es de lo que se le acusa al CM (¿desempleado?) de Walmart. Pero, ¿no es precisamente eso lo que todos buscamos en este negocio? Debo de ser franco, yo aplaudí ese “oportunismo” y, si bien es cierto que muchas almas serias me explicaron las razones por las que les parecía inapropiado, no vi ni más ni menos inoportuno, imprudente e irrespetuoso ese twit, que los que se han escrito a últimas fechas contra el Papa, teniendo como agravante que en ese caso no solo se ofende a una persona sino a todo un grupo de personas que simpaticen con él. En éste caso, ¿quién resultó ofendido? ¿la competencia?

Más aún, el mensaje palidece con la serie de bromas, imágenes y comentarios de humor negro que surgieron a los pocos minutos en las redes sociales de su inicial favorita. ¡Así son nuestras tragedias!

Lo más curioso aquí, es que, por más “insensibles” que la gente diga que fueron “los de la marca” en cuestión, la gente entiende (muy en el fondo, en su inconsciente) que no es la marca la que opina eso, es un individuo. Si no, que me digan si en verdad ha tenido un terrible impacto twits escandalosos y ahora memorables como el de Liverpool. No bajaron las ventas y por si fuera poco, puso a la marca en el radar. De acuerdo, la idea no es “que hablen bien o mal, pero que hablen”, pero, en serio, ¿podemos desacreditar a una marca por un twit de esta naturaleza? ¿no es más serio desacreditarla por un mal servicio o una falta de atención al cliente? ¿no hemos visto mejores resultados cuando nos organizamos y boicoteamos a una marca por algo real y no un mensaje que, seamos honestos, fue ingenioso?

A la marca no le pasará nada, mañana seguirá vendiendo lo mismo que hoy, y quizá hasta más, por un morbo mal entendido. El CM y la agencia que lo patrocina quedarán en el anonimato y pocos sabrán el desenlace de la historia (¿Walmart cambiará de Agencia? le puedo recomendar una; ¿al CM lo corrieron?). Y, ¿a nosotros? nada, esperaremos con ansias crucificar al siguiente CM que caiga en un desliz.