Un bulo (en ingléshoax) o noticia falsa es un intento de hacer creer a un grupo de personas que algo falso es real.1 En el idioma español el término se popularizó principalmente al referirse a engaños masivos por medios electrónicos especialmente Internet.

Referencia: Wikipedia

Estoy seguro que todos estamos familiarizados con esos mails que nos llegan diariamente (o casi) de descubrimientos maravillosos sobre alguna fruta, estafas realizadas en los lugares más inverosímiles y advertencias sobre cómo evitar desgracias que a nadie (ni al que hizo el envío) le han pasado. Baste recordar uno de los más famosos que decía que en el Centro Comercial _____ (ponga el centro comercial más cercano a su comunidad) había una serie de rufianes que, escondidos en el baño esperaban a que estuvieras sólo y te inyectaban VIH, por lo que te hacían una serie de recomendaciones que rayaban en la paranoia para evitar tan peligrosa acción.

Pero como la estructura del mail hace parecer que es algo verdadero (“un científico famoso lo dijo”, “tal multinacional sacó la investigación”, “el gobierno confirmó”, “estudios dicen” o hasta un simple “a mi me pasó y lo estoy contando de milagro”) nos conformamos con eso y lo empezamos a difundir sin pensar primero si lo que estamos leyendo tiene mayor fundamento.

Como resultado, tenemos buzones llenos de correo basura que a su vez reenviamos a otros y se vuelve una cadena interminable de basura que sólo va cambiando de protagonistas y de localidad, pero que sigue siendo tan falso como el primer envío.

Lo que es peor, el origen de estos envíos es más dañino de lo que nos imaginamos, pues la intención de los mismos va desde desinformar a la población y desprestigiar una marca o persona, hasta intentar sacarte información personal o instalar en tu computadora un archivo dañino.

¿Cómo podemos reconocer un HOAX?

  • Normalmente son anónimos y carecen de ligas o fuentes (comprobables) de la información referida.
  • No encuentras fecha del envío por ninguna parte, por lo que de esa manera es posible que se mantengan en el ciberespacio de forma indefinida, incluso generación tras generación.
  • Piden que reenvíes la información a todos tus contactos en el menor tiempo posible
  • Lleva más de tres reenvíos en la cadena de mensajes.
  • Nunca será una noticia positiva, siempre hablará sobre peligros y desgracias supuestamente “prevenibles”.

¿Cómo podemos evitar los HOAX?

Antes de reenviar compulsivamente revisemos lo siguiente:

  • Revisemos el origen del mensaje que estemos leyendo
  • Usemos el sentido común. Dejemos de lado las teorías conspiracionales y pensemos qué tan verídico puede resultar lo que estamos leyendo.
  • Hagamos una simple búsqueda en Google sobre el tema para corroborar la información (especialmente si asegura que es un tema “ampliamente” documentado pero no trae fuentes).
  • Si tienes el tiempo y el deseo, puedes responder a tu remitente con un par de ligas que desmientan lo que está aseverando el mail. Recordemos que el peor enemigo de la estupidez es la información.

Ligas que podemos consultar para verificar la autenticidad de posibles HOAXES

Como dije anteriormente, muchos de estos mails llevan generaciones recorriendo buzones y muchas veces se actualizan con algo de información, pero la escencia es la misma, por lo que en su gran mayoría están documentados en diferentes sitios que podemos consultar para verificar su autenticidad, estos son algunos de esos sitios:

http://kumite.com/myths/myths/
http://antivirus.about.com/compute/antivirus/library/blenhoax.htm
http://www.f-secure.com/hoaxes/hoax_new.shtml
http://www.symantec.com/avcenter/hoax.html
http://www.antivirus.com/vinfo/hoaxes/hoax.asp
http://vil.nai.com/VIL/hoaxes.asp

Infórmate, seguro ayudarás a eliminar mucha basura de correo y mantendremos más limpio nuestro buzón y todos agradeceremos tener que preocuparnos menos sobre la inminente desaparición de Hotmail

Este tipo de práctica se ha extendido a las nuevas formas de comunicación en redes sociales como Twitter o Facebook, pero eso es tema de otra entrada.