Para aquellos diseñadores que se creen muy chichos, ahí les va, hagan su prueba de Color IQ. Con un resultado de cuál es el rango de color que más te es difícil detectar. Por suerte mi calificación salió bastante honrosa 🙂