Que pena, es llegar a la ciudad y enfrentarse a malas caras. Ni hablar, bienvenidos a la realidad. Feliz 2009