Recostado, leyendo. No quiero que termine el día