Me acabo de comprar una membresía en el Centro de Lectura de la Condesa, excelente lugar para trabajar y dejar el Starbucks 😉