Hay que ser frívolo después de lo sucedido, pero estoy en una deliciosa cena en el Daruma